Tras mucho tiempo sin poder viajar por fin llegó el momento!!

Necesitábamos un descanso, unas vacaciones divertidas, relajadas en familia y nos fuimos a Maldivas.

Dos semanas en Maldivas, puede parecer mucho, pero se nos hizo muy corto!

Estuvimos alojados en diferentes propiedades, diferentes estilos, diferentes ambientes, actividades para todos, divertidas, educativas, sostenibles, en fin… os lo cuento en detalle para que escojáis en cuál de ellas queréis pasar vuestras próximas vacaciones.

Nuestra primera estancia fue en Joali.

Desde el momento en el que llegas y una gran sonrisa te conduce al lounge privado de Joali para refrescarte antes de embarcar en su exclusivo hidroavión, sabes que estás de vuelta en el paraíso. Un diseño único y cautivador unido a un servicio y gastronomía excelente hacen de Joali un deleite para los sentidos.

Saoke, su magnífico restaurante japonés, siempre custodiado por decenas de baby sharks, ¡justifica en sí mismo la estancia en la isla!

Los niños tuvieron grandes experiencias viviendo de primera mano el descubrimiento del maravilloso fondo marino que tanto cuidan la importancia de ser responsables con nuestro entorno. En Joali ponen mucha atención y cuidado en la sostenibilidad y te das cuenta que cada día aprendes como ser más respetuoso con el medio ambiente.

BRU-BRU-Exclusive-Trave-Designer-Malvidas-en-familia-Joali
BRU-BRU-Exclusive-Trave-Designer-Malvidas-en-familia-4

Después de unos días en Joali cambiamos de isla para conocer otro estilo de alojamiento en Maldivas, Vakkaru.

Un paraíso para los más activos y curiosos. Con cinco restaurantes y dos bares, las opciones para cada almuerzo o cena son innumerables.

Ubicado en el Baa Atoll, que forma parte de la reserva de la biosfera por la UNESCO, Vakkaru te ofrece arenas blancas, brillantes, profundos fondos marinos y un arrecife con una biodiversidad marina única.
Si algo es importante en Maldivas, es escoger alojamientos en los que estén rodeados de un buen fondo marino, jardines de algas, fauna, arrecifes de coral en buen estado y, sin duda, escogimos bien.
En Vakkaru cada miembro de la familia encuentra su espacio: desde nadar con tortugas para disfrutar de cerca de estas magníficas criaturas pasando por inmersiones con mantas raya en Hanifaru Bay, y hasta clases de pintura o artesanía para los más pequeños, así como plantar un árbol en su granja orgánica para tener una excusa más para regresar pronto.

BRU-BRU-Exclusive-Travel-Designer-Maldivas-en-familia-Vakkaru-1
BRU-BRU-Exclusive-Travel-Designer-Maldivas-en-familia-Vakkaru-2

Teníamos una asignatura pendiente, regresar a Finolhu y comprobar que sigue siendo esa isla divertida, llena de vida y energía. Tras su reciente renovación, es todavía más fresco y luminoso.

Es divertido poder ver un fantástico espectáculo de fuego y poder tomar un cóctel y bailar en un entorno tan especial. Es un lugar mágico donde las sirenas nadan en el agua dulce de su piscina principal, haciendo las delicias de los más pequeños.

BRU-BRU-Exclusive-Travel-Designer-Maldivas-en-familia-Finalohu
BRU-BRU-Exclusive-Travel-Designer-Maldivas-en-familia-Finlohu-6

El Baa Atoll no es patrimonio de la UNESCO por casualidad. De la mano de Dive Butler, que gestiona el Dive Center de Finolhu, disfrutamos de una de las mejores inmersiones que hemos hecho: unos fondos marinos increíbles, gran variedad de fauna y los mejores instructores son una combinación irresistible y ganadora. 

Si sois de los que os apasiona el buceo, la diversidad y la sostenibilidad os aseguro que este lugar es un “must” en vuestra lista de destinos.

BRU-BRU-Exclusive-Travel-Designer-Maldivas-en-familia-Finolhu-5

Nuestros días en Maldivas transcurrían llenos de actividades, diversión, buena gastronomía, momentos mágicos y descubriendo alojamientos que son auténticas joyas. Nuestro siguiente salto fue al sur de archipiélago donde nos alojamos en dos imperdibles en un viaje a Maldivas.

Tras un maravilloso vuelo en hidroavión de más de una hora hacia el sur, aterrizamos en COMO Maalifushi, nuestro penúltimo destino.

 

BRU-BRU-Exclusive-Travel-Designer-Maldivas-en-familia-COMO-Maalifushi

Ubicado en uno de los atolones más remotos de Maldivas, es también uno de los más intactos y con una rica vida marina. Pasear por sus pasarelas mientras los baby sharks y las rayas te saludan al pasar es inolvidable.

Una de las experiencias más entrañables de nuestro viaje fue sentirnos por un día Robinson Crusoe. En COMO Maalifushi tienen un secreto muy bien guardado y es Lavadhoo island, una isla desierta privada accesible a nado o en kayak. No lo pensamos ni un segundo, queríamos ser la familia Robinson Crusoe y vivir juntos la aventura. Tras un fabuloso desayuno para coger energías nuestro butler nos estaba esperando para embarcarnos en los kayaks. Estuvimos navegando durante aproximadamente 15 minutos disfrutando del privilegio de surcar las aguas cristalinas rodeados de fauna marina y al llegar a Lavadhoo Island y vernos allí rodeados de agua, en medio de un banco de arena blanca nos salió el niño que llevamos dentro! Todo un lujo poder compartir en familia la experiencia de estar durante una horas en una isla desierta, sin lugar a dudas repetiríamos.

BRU-BRU-Exclusive-Travel-Designer-Maldivas-en-familia-COMO-Maalifushi-3
Maldivas, familia,  naturaleza y diversión

Llegábamos al final de las vacaciones y nos fuimos a descubrir la última isla del viaje, Raffles Meradhoo.

Es, simplemente, única.

Una isla con tan solo 22 villas y una sección overwater de tan solo 16, hacen de Raffles Meradhoo un resort boutique, con un servicio y una atención en cada detalle realmente excepcional.

BRU-BRU-Exclusive-Travel-Designer-Maldivas-en-familia-Raffles-Meradhoo-2
BRU-BRU-Exclusive-Travel-Designer-Maldivas-en-familia-Raffles-Meradhoo-1

Allí tuvimos el placer de disfrutar de Fahudh Ahmed, el mejor butler que hemos tenido en nuestras numerosas estancias en Maldivas. Todo está previsto con él, se anticipa a tus deseos porqué sabe exactamente lo que te apetece en cada momento, ¡incluso mejor que tú mismo!

 

Maldivas, familia,  naturaleza y diversión

Llegar a un espectacular sandbank conduciendo a toda velocidad una moto de agua es una experiencia imposible de olvidar, puedes sentir la inmensidad del océano pero también la adrenalina, la diversión y el privilegio de estar en un lugar remoto con todos los servicios que puedas imaginar.

Maldivas, familia,  naturaleza y diversión

Es tiempo de regresar a casa esta vez, pero sabemos que las islas Maldivas son increíblemente adictivas y que pronto estaremos de vuelta!

BRU-BRU-Exclusive-Travel-Designer-Maldivas-en-familia-Raffles-Meradhoo-5

Únete a nuestra comunidad de viajeros

Podrás acceder a nuestro contenido en exclusiva y empezar a planear ya el viaje de tus sueños.

¿Vas a esperar a que te lo cuenten?

En BRU & BRU queremos construir una comunidad de viajeros con los que compartir lo que nos apasiona.

Por favor, rellena este formulario para suscribirte a nuestra newsletter y disfrutar de contenidos exclusivos.

    Miembros