Bután es uno de los pocos países del mundo que se ha mantenido independiente a lo largo de toda su historia, sin haber sido nunca conquistado, ocupado o gobernado por otras culturas. De esta manera, ha sabido preservar una esencia y patrimonio cultural realmente únicos en el mundo.

Este pequeño país (de menos de 40 mil kilómetros cuadrados) con sus pueblos aislados entre montañas de más de 6.000 metros y senderos llenos de banderas, nos conquista con sus bonitos valles y el atractivo de un lugar en el que la quietud y la calma reinan en su día a día.

Bután, el reino mágico de los Himalayas
Bután, el reino mágico de los Himalayas

Al visitarlo a través de cuatro de sus espectaculares valles, he descubierto unos paisajes, costumbres y gentes extraordinarias que han dejado una huella imborrable en mí.

Aunque puede accederse desde varios puntos distintos, escogimos Katmandú tanto por su proximidad como por la espectacular belleza del vuelo desde la capital de Nepal hasta Paro, punto de llegada a Bután. Sobrevolar los Annapurnas en un día despejado, con el Everest al fondo, ya nos hace presagiar que estamos llegando a un lugar realmente único.

Bután, el reino mágico de los Himalayas

Y nuestro vuelo nos sorprende también al llegar, ya que por la localización de su aeropuerto (en un desfiladero) es necesaria una cierta posición ladeada previa al aterrizaje. ¡Empezaba la aventura!

La tierra del “Thunder Dragon” ha practicado desde hace siglos un modo de vida sostenible que protege sus ríos, montañas, fauna y flora de manera extraordinaria. Sus 700.000 habitantes mayoritariamente budistas consideran a todos los seres como parte de uno mismo y esta energía se percibe en cada momento que pasas en el país. Es una sensación casi mágica.

Bután, el reino mágico de los Himalayas
Bután, el reino mágico de los Himalayas

Y en medio de esta amalgama de sensaciones, el equipo de Six Senses Bhutan ha conseguido combinar de manera extraordinaria excelentes alojamientos, un equipo de personas realmente único y ubicaciones geográficas que te dejan sin aliento.

Un viaje lleno de experiencias que permanecerán en mi memoria durante mucho tiempo.

Bután, el reino mágico de los Himalayas

Al llegar a Six Senses Thimphu, lo primero que llama la atención son las espectaculares vistas sobre el valle y el Gran Buda de 51 metros de alto, construido en bronce y oro, que preside la pequeña ciudad de Thimphu.

Además, su arquitectura es extremadamente respetuosa con la tradición, destacando su precioso templo para la meditación y oración junto a la entrada.

Desde el mismo lodge, una de las caminatas más asequibles y bonitas es la del Monasterio de Talakha. Una caminata que pudimos disfrutar todavía más ya que el equipo de guías y staff del hotel nos fue preparando simpáticas sorpresas durante todo el recorrido: snacks, cócteles…

Bután, el reino mágico de los Himalayas

Una de las visitas imprescindibles en Thimphu es la del “National Memorial Chorten”, entrañable lugar donde los mayores del lugar y también algunos jóvenes, se reúnen en torno a la estupa (tipo de arquitectura budista hecha para contener reliquias) construida en 1974, para sus plegarias y rezos.

Bután, el reino mágico de los Himalayas

Desde Thimpu, y a través del Dochula Pass, ascendimos los 3.100 metros de altitud hasta el punto donde se encuentran 108 pequeñas estupas.

Bután, el reino mágico de los Himalayas
Bután, el reino mágico de los Himalayas

Desde allí, el descenso al valle de Punakha es una maravilla de paisajes que cambian radicalmente hacia un valle de climas subtropicales. ¡Qué variedad de entornos!

Bután, el reino mágico de los Himalayas
Bután, el reino mágico de los Himalayas

El valle de Punakha permite agradables paseos entre campos de arroz y pequeñas estupas. Una de las visitas imprescindibles es el Monasterio de la Fertilidad, conocido por sus pinturas y reproducciones de falos, representantes de la fertilidad y de la protección contra los malos espíritus.

Bután, el reino mágico de los Himalayas
Bután, el reino mágico de los Himalayas

Desde ahí atravesamos un impresionante puente en suspensión, donde nos cruzamos únicamente con algunos monjes y señoras nómadas de tribus del norte.

Bután, el reino mágico de los Himalayas

Disfrutar a solas de un picnic al lado del impresionante Dzong de Punakha, el segundo más importante de Bhutan fue, desde luego, todo un lujo.

Bután, el reino mágico de los Himalayas
Bután, el reino mágico de los Himalayas

Llegamos a Six Senses Flying Farmhouse, suspendido en las montañas del valle de Punakha y el recibimiento cálido y con todo lujo de detalles, fue una maravilla.

Bután, el reino mágico de los Himalayas

Desde allí, pudimos disfrutar de nuevo de una ruta preciosa entre campos de cultivo, casas tradicionales y coloridos molinos de oración, hasta llegar al bellísimo Monasterio de Khamsum Yulley Namgyal Chorten, con vistas sobre todo el valle.

A pesar de que el monasterio estaba cerrado al llegar, el único monje a cargo en esos momentos (¡un joven de tan solo 12 años!) fue tan amable de abrirnos y permitirnos visitarlo en privado. La belleza del lugar y las conversaciones con el monje de 12 años nos ofrecieron un momento realmente mágico.

Bután, el reino mágico de los Himalayas
Bután, el reino mágico de los Himalayas

Nuestra siguiente parada fue el valle de Gangtey, uno de los puntos más altos a los que ascendimos en este viaje. Desde Six Senses Birdwatching Bridge descubrimos un valle bellísimo tanto en su naturaleza como en lo tradicional de sus pequeños pueblos.

Fue un placer poder disfrutar de paseos entre bosques de pinos, granjas tradicionales y, por supuesto, más estupas (siempre presentes en el paisaje del reino).

Bután, el reino mágico de los Himalayas
Bután, el reino mágico de los Himalayas
Bután, el reino mágico de los Himalayas

Al día siguiente, nos esperaba la caminata de preparación previa al ascenso al majestuoso Tiger’s Nest, que tendría lugar al llegar a Paro.

Bhutan es sin duda un destino para cualquiera de las estaciones, aunque es principalmente en primavera, otoño e invierno cuando podemos verlo en todo su esplendor. En esta ocasión, tuvimos la suerte, incluso, de contemplar la caída de algunos copos de nieve mientras atravesábamos uno de sus bosques “encantados”. ¿No os había hablado ya de magia?

Después de cada una de estas caminatas, fue realmente reconfortante poder relajarme con alguno de los tratamientos únicos del Spa de Six Senses, ¡una maravilla!

Bután, el reino mágico de los Himalayas

¡Y por fin llegó el gran día! El ascenso al Monasterio de Taktshang, más conocido como The Tiger’s Nest (El Nido del Tigre). Ubicado en un acantilado a 3.120 metros, puedo afirmar que es uno de los ascensos más bonitos que conozco.

Por la belleza del recorrido, por los molinos de oración durante el ascenso, por la magia del lugar y, también, porque tuvimos la suerte de hacerlo completamente solos gracias a la pericia y experiencia de nuestros guías.

Bután, el reino mágico de los Himalayas
Bután, el reino mágico de los Himalayas

The Tiger’s Nest es un lugar que sorprende y, por más que lo hayas visto en fotografías o publicaciones, ¡nada como estar allí!

Paro es sin duda un lugar muy especial, además de ser la cuna de The Tiger’s Nest. Su pequeña ciudad principal y, sobre todo, sus comercios y gentes que parecen detenidas en el tiempo, hacen que sea realmente única.

Bután, el reino mágico de los Himalayas
Bután, el reino mágico de los Himalayas

En Paro no podíamos perdernos, por supuesto, la práctica de uno de sus deportes nacionales: el tiro con arco. Y nuestros anfitriones cuidaron hasta el último detalle para que pudiéramos realizar la actividad con el atuendo típico, ofreciendo un rato de risas a todo el grupo.

Bután, el reino mágico de los Himalayas

Nuestra última noche en Six Senses Paro (¿ya estábamos a punto de volver?) nos reservaba una última sorpresa en el momento de la cena.

Frente al fuego, vestidos con nuestros mejores trajes tradicionales de Bután y entre las ruinas de un monasterio cercano, degustamos una excelente gastronomía y nos deleitamos con algunas actuaciones típicas de sus festivales gracias a la presencia de varios artistas locales.

Bután, el reino mágico de los Himalayas
Bután, el reino mágico de los Himalayas

Esperaba sorprenderme con este destino, pero Bután ha superado todas mis expectativas. Además, el nivel de excelencia conseguido por Six Senses Bhutan y sus lodges, es realmente extraordinario.

Bután, el reino mágico de los Himalayas

¡Un imprescindible en la lista de los grandes viajes!

Si te ha gustado esta Travel Story, te gustará...

bután

Bután Bután: el reino de la felicidad

¡Sí! Quiero verlo

Bután es un reino ancestral recluido en el Himalaya en el que sus habitantes conservan unas tradiciones y estilo de vida intactos desde hace siglos. En Bután tendrás la posibilidad de realizar paseos y trekkings por aldeas y montañas, visitar templos y mercados de artesanía local o relajarte practicando…

Miembros