En tiempos de piratas y bucaneros se dice que escondían sus tesoros en Seychelles. Hoy en día algunos siguen buscando los tesoros en forma de cofres de oro, sin saber que el tesoro son las propias islas y los encantadores sechellois.
A veces, olvidamos que algunos destinos existen y tenemos que volver a ellos para recordar cuan maravillosos son.

Dicen que si deseas algo muy muy fuerte se cumple y en mi caso, el deseo se cumplió.

Aterricé en Seychelles, un archipiélago de 115 islas de las cuales muchas de ellas están deshabitadas, otras protegidas y sólo unas pocas nos permiten el privilegio de conocer sus secretos; un paraíso en la Tierra. Llegué de madrugada a Mahé y una brisa cálida me inundó, me advertía de que durante unos días me iba a olvidar del frío invierno.
De camino hacia Anantara Maia la carretera transcurría entre montañas de granito y rodeadas de una exuberante y frondosa naturaleza. A mí llegada nos estaban esperando Mateo y Lionel, perfectos anfitriones, ofreciéndonos esa cálida bienvenida que sólo aquí saben dar.

De nuevo estaba en África y las sonrisas de los sechellois me recuerdan cuánto amo este continente.

Bru & Bru Travel Story Sechelles Elena Gatius

Me acomodo en la que será mi casa durante los próximos días, la Top hill villa, vistas impresionantes y atención impecable. El santo grial de Maia es el servicio y atención al cliente, saben cómo hacer que te sientas en casa con todas la facilidades para que no dejes de sonreír y te lleves la maleta llena de recuerdos y la sensación de por unos días haber estado en el paraíso.
El paraíso me había abierto las puertas, y antes de iniciar actividades más movidas me acerqué al Spa para sumergirme en un tratamiento Maia Signature durante mas de 60 minutos con Lana. Me sugirió varios tipos de aceites, con diferentes funciones cada uno de ellos, así que mimetizandome con la isla escogí el de coco.

Completamente relajada, estaba lista para el conocimiento consciente de la isla.

Bru & Bru travel story Seychelles Elena Gatius
Bru & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius

Los días transcurren descubriendo la isla en todas sus versiones:
Disfruté como una niña con actividades acuáticas como el stand up paddle al atardecer o snorkeling de buena mañana. Las aguas calmadas de las primeras horas te permiten disfrutar de un fondo marino increíble y la fortuna me sonreía viendo especies marinas tan difíciles de ver como el pez león, morenas o pez murciélago. Cada día la experiencia era diferente, pero siempre gratificante rodeada de multitud de peces de tropicales en un entorno idílico.

Bru & Bru Travel story Seychelles Elena Gatius

Pero Mahé ofrece mucho más, caminatas y trekkings que te llevan a lugares inesperados, atravesando el bosque, cruzando ríos te encuentras con cascadas y piscinas naturales enclavadas en las rocas, una naturaleza salvaje y pura. Anse Major fue la ruta escogida. Un recorrido fácil, bordeando la costa entre rocas de granito, cocoteros, casuarians, banianos y bambúes…. disfruté del camino mientras el perfume de canela y otras especias me invadía.

Bru & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius

La fauna terrestre es peculiar, ninguna especie peligrosa y una gran variedad de pequeños reptiles endémicos, murciélagos de fruta, zorro volador o el tenrec, un mamífero similar al puercoespín traído desde Madagascar y por supuesto, la especie mas conocida: la tortuga gigante de Aldabra, hablaremos de ellas más tarde…
Aprendí durante esta inmersión al interior de Mahé la filosofía de las Seychelles:

cuidar el entorno, ser sostenibles, no dañar la Tierra y respetar el gran tesoro que es el planeta.

Bru & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius
Bru & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius

Antes de seguir con el viaje quiero hablar de la gastronomía criolla. Fusión de cocina francesa, china, india y africana, la creación de los platos más tradicionales tiene un carácter único que refleja la riqueza y la diversidad de las islas.

Pescado fresco del día, frutas tropicales recién cogidas, verduras de temporada aliñadas con la perfecta mezcla de especias.

¡Despiertan el paladar de cualquiera!

Bru & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius

Tocaba cambiar de isla y, a vista de pájaro, con el vuelo escénico entre islas disfruté viendo cómo se dibujan los arrecifes entre las aguas cristalinas y la gama de azules que la naturaleza es capaz de crear.
La llegada a Six Senses Zil Pasyon fue emocionante y muy entrañable, una bienvenida a uno de los lugares más deseados, difícil de olvidar. El calor y valor humano del personal se percibe tan solo pisar Felicité y ¡es que el nombre de la isla lo dice todo!
Tras instalarme en la villa, con total privacidad y una vistas de infarto decidí que quería conectar con el entorno, la calma y la serenidad que ofrece le lugar, y qué mejor que disfrutar de un almuerzo en la terraza, contemplando el infinito océano imaginando cuántos exploradores a lo largo de la historia habrían surcado este océano en el cual me encontraba.

Bru & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius
Bru & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius

Pero era momento de activarse, así que tabla de paddel surf en mano, me fui remando hasta Coco Island, y allí te sientes Robinson Cruseau!

Una pequeña isla deshabitada a 20 minutos en kayak o stand up paddle donde la arena blanca, las aguas transparentes, la fauna marina y el silencio se adueñan de ti.

Tuve que regresar, no quería perderme la puesta de sol en esta ocasión en kayak, en el punto estratégico para quedarme totalmente embelesada por la belleza del momento.

Bru & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius

La isla es increíble en cuanto a flora y fauna y Six Senses hace un gran trabajo para mantener intacto el ecosistema con un plan de desarrollo sostenible y protegiendo especies autóctonas.

De buena mañana nos fuimos de caminata hasta el punto más alto de la isla con Lucie, bióloga residente que desarrolla el plan de sostenibilidad.  Ama su trabajo y con ella aprendes los entresijos de una naturaleza tan desconocida para nosotros. Felicité es privilegiada también porque las tortugas aman la isla y es una de las escogidas donde hacer sus nidos. Qué suerte ver nacer a decenas de tortugas y experimentar ese momento en el que se dirigen a su nuevo hogar, pero sin olvidar sus raíces a las que regresarán para iniciar de nuevo el ciclo de la vida.

Bru & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius
Bru & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius

Si algo tiene de especial Felicité es su fondo marino, increíble snorkel cada vez que me sumergía a disfrutar del mar. La exclusividad de la isla, el cuidado del entorno, las sostenibilidad hacen que pocos lugares ofrezcan tanta variedad de fauna marina como Felicité: calamares, baby sharks, peces zebra, mariposa, angel y muchos más te rodean y el broche de oro lo puso Fibi, la tortuga más social de Six Senses que me vino a visitar y estuvimos nadando juntas enseñándome sus escondites.

¡Un placer Fibi!

Bru&Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius
Bru&Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius
Bru & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius

Pero no podía abandonar Felicité sin pasar por el Spa, una de la joyas de Six Senses Zil Pasyon. Ubicado entre gigantes rocas de granito, con vistas al océano y rodeado de flora endémica es uno de los spas más especiales que jamás he visitado. Integrado en la naturaleza se adapta a las formaciones naturales y allí se siente la energía de las rocas, de la tierra, del mar y con las manos de expertos terapeutas parece que el mundo se detiene por unos momentos y conectas con tu esencia.

Bru & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius
Bru & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius

Mi tiempo en Felicité terminaba y el broche final del viaje fue en la isla de Praslin. Praslin es la segunda isla más grande de Seychelles y está llena de tentaciones; una encaramada jungla, montañas que descienden hasta aguas cristalinas, arenas bordeadas de palmeras, rocas de granito que parecen decorados, y un valle mágico con una flora fascinante y una gran variedad de aves, es el Valle de Mai, donde también encontramos el origen del Coco Du Mer, la semilla más grande del mundo.

¡El Coco du Mer puede llegar a pesar 35kg y tarda 25 años en dar su primer fruto!

Mi último alojamiento fue en Raffles Seychelles y una vez más nuestros anfitriones demostraron ser perfectos.

Francesca y Mohamed me acogieron como una más de la familia. La ubicación de Raffles es perfecta, 20 minutos desde el aeropuerto y no más de 1 hora del punto más lejano de la isla. De camino se percibía la pausada vida de Praslin, pescadores, pequeñas tiendecitas locales, carreteras curvilíneas en una frondosa vegetación donde el árbol de Takamaka es el más abundante, acompañado de palmeras y otras variedades tropicales.

Bru & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius
Bur & Bru Travel Story Seychelles Elena Gatius

En el mismo hotel pude ver las Aldrabas, tortugas gigantes que pueden llegar a vivir hasta 400 años. Es también muy interesante visitar Curioseau island, a tan solo 10 minutos en lancha, donde hay una comunidad de tortugas gigantes en estado salvaje.

Una joya tan solo visible en Seychelles y en las islas Galápagos.

BRU

Despedirme del paraíso requería pasar tiempo en las mágicas y salvajes playas de Praslin. Anse Lazio fue la escogida. Un entorno de postal se mire por donde se mire. El color lapislázuli del agua, una temperatura perfecta, palmeras, arena blanca y un ambiente relajado en la que quizás es la playa más bella de Praslin puso el punto final a mi viaje al paraíso.

Bru & Bru equipo, agencia de viajes exclusivos

Me he quedado con ganas de seguir descubriendo rincones, curiosidades, gastronomía, música… y todo lo que ofrecen estas bellísimas islas.

¡Creo que tendré que regresar pronto!

Bru&Bru Travel Story Seychelles

Únete a nuestra comunidad de viajeros

Podrás acceder a nuestro contenido en exclusiva y empezar a planear ya el viaje de tus sueños.

¿Vas a esperar a que te lo cuenten?

En BRU & BRU queremos construir una comunidad de viajeros con los que compartir lo que nos apasiona.

Por favor, rellena este formulario para suscribirte a nuestra newsletter y disfrutar de contenidos exclusivos.

    Miembros